El reputado ganadero Hugh Watson es conocido como el pionero y mejorador de la raza. En el condado de Angus, a mediados del siglo XIX, Watson seleccionó una serie de animales, escogiendo los mejores ejemplares y los destinó a la reproducción. Cuando estableció su ganadería, creó el primer libro genético y a su toro favorito, llamado Old Jock, le asignó el número 1.

Del mismo modo, William McCombie, de Tillyfour, fue un afamado criador que introdujo grandes mejoras en la raza a través de cruces seleccionados para su participación en concursos animales. Cosechó grandes éxitos en las pistas de juzgamiento, como el que obtuvo en la Exposición Internacional de París en 1878, donde ganó el primer premio como exhibidor extranjero y el primer premio como mejor productor.

black angus

Angus: carne de calidad superior

La calidad cárnica de la raza “Angus” es conocida por todos y cada vez es más demandada en nuestro país como una de las mejores carnes del mundo.

Las sabrosas Hamburdehesas de Angus tienen una calidad y jugosidad extraordinarias, gracias al alto grado de marmoleado de este tipo de carne. Es decir, a la distribución de la grasa que el animal genera y que se infiltra dentro de las fibras musculares. Esto le proporciona un característico veteado y la hacen jugosa, tierna y de sabor intenso.

De este modo, se convierte en una carne excepcional. Además, es muy saludable para el organismo humano, pues es rica en ácidos grasos Omega 3.

Por todos estos atributos, la raza Angus ha sido y seguirá siendo seleccionada durante generaciones para producir la mejor calidad de carne bovina.Una raza muy peculiar

¿Quieres saber por qué los primeros criadores de la raza eligieron estos animales? ¿Conoces los rasgos peculiares de esta raza que proporciona una carne selecta?

Asimismo, esta raza se ha extendido por todo el mundo gracias a su enorme capacidad de adaptación, rusticidad y habilidad para la rumia. No tiene necesidad, por tanto, de grandes periodos de tiempo para adaptarse a nuevos territorios. Se aclimata con rapidez y naturalidad a las nuevas condiciones del entorno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *